El «feminismo alternativo» de Carrió: un doble guiño a sus fieles

Fuente: Twitter Elisa Carrió

Blas Martin

Redactor at Corriendo La Voz
Bahiense, daltónico y tesista: tres dolencias crónicas. Docente y comunicador.
Blas Martin

Elisa Carrió propuso en Salta su versión de un «feminismo alternativo». Fiel a su estilo, realizó un nuevo show de stand up para sus seguidores. Sin embargo, leído a la luz del contexto económico y social del norte argentino, las conclusiones no son para nada hilarantes.

Las declaraciones de Elisa Carrió nunca pasan desapercibidas. Por absurdas, provocadoras, mesiánicas o irresponsables, siempre son replicadas en redes sociales para ironizar sobre la distancia de sus posturas con la realidad material en que viven les argentines en el cotidiano. Se ha vuelto un personaje –en el sentido teatral del término- a tal punto que uno podría olvidar que estamos hablando de una diputada nacional en funciones, que carga con niveles altísimos de ausentismo y que ha volcado su función pública más a los medios de comunicación que al Congreso nacional.

En esta ocasión, Carrió lanzó su propuesta de un “feminismo alternativo”. En el marco de la presentación de su libro autobiográfico en Salta, y en modo stand up paseando de un lado al otro del escenario, la diputada narró anécdotas de su infancia para buscar la complicidad del público local ironizando en torno al movimiento de mujeres. “Mi abuela decía que una tiene que ser reina, porque si sos reina, sos inútil. Si sos inútil, tus hijos y tus maridos son útiles y nadie te deja hacer nada por miedo a que rompas algo”, lanzó la referente de la alianza Juntos por el Cambio ante un auditorio extasiado. Lo que podría ser no más que una humorada inofensiva, puesta en contexto toma un carácter diferente, fundamentalmente por dos manifestaciones recientes.

Fuente: La Política Online

Por un lado, el INDEC reveló en su informe trimestral sobre el Mercado de trabajo que la desocupación en la capital salteña trepó casi 3 puntos porcentuales respecto al primer trimestre sobre un aumento similar de la actividad. ¿Qué quiere decir esto? En contexto de recesión y profundización de la pauperización de la calidad de vida en el ocaso de la era cambiemita, 13 mil personas que no necesitaban trabajar, ingresaron al mercado de trabajo en la ciudad de Salta. El mercado laboral no pudo contener la demanda y produjo 10 mil desocupades de un trimestre al otro, lo que coloca al distrito por encima de la tasa de desocupación nacional, y sólo superado por el área metropolitana de Córdoba. Quienes más tuvieron que salir a buscar trabajo fueron mujeres, que dedican el doble de tiempo que los varones al trabajo doméstico no remunerado, según el último informe disponible. El llamado de la diputada, con impronta satírica, a que las mujeres abandonen todo tipo de actividad es subsidiario a las necesidades de un mercado laboral que se encuentra desbordado en medio de la peor crisis en casi 20 años.

Por otra parte, es difícil no leer sus declaraciones en un contexto en que, días atrás, cerca de un millón de personas salieron a las calles en la Fiesta del Milagro, una celebración religiosa que remarca el profundo carácter clerical de las provincias del norte argentino. La ridiculización del feminismo, que puso sobre en agenda pública cómo los intereses eclesiásticos operan en el juego democrático, busca reforzar el vínculo entre Carrió y los sectores católicos, en la inminencia de la ruptura de la alianza que gobierna el país desde fines de 2015.

Foto: Leandro Herrera / eltribuno.com

Carrió, que siempre supo jugar su juego, seguirá contando con poder e influencia en el Congreso nacional, y ante la incertidumbre política del oficialismo, puede presentarse como una de las figuras más inteligentes a la hora de capitalizar tanto fracasos e incapacidad en sus aliados nacionales, así como un posible rechazo al rumbo que pueda tomar el gobierno entrante. En un mapa mundial que enaltece personalidades que se presentan como anti-sistema o políticamente incorrectes desde posiciones de extrema derecha, no hay que dejar de prestar atención a la construcción y acción política de personajes como Elisa Carrió. El tiempo dirá.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email