El Espacio Cultural Pompeya resiste al desalojo

Redes:

Victoria Fusco

Redactora at Corriendo La Voz
Periodista | Estudiante de la Licenciatura en Comunicación Social (UNLaM) | Apasionada por viajes, recitales y redes sociales | Contacto: fotografia@corriendolavoz.com.ar
Victoria Fusco
Redes:

“Han tratado de pararnos un par de vaqueros / pero ya está construido el hormiguero”

“El Hormiguero”, Calle 13

El Espacio Cultural Pompeya se encuentra en un proceso de remate judicial por el pedido del Banco Provincia de Buenos Aires y efectuado por el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº 1, Secretaría 1. Esta decisión forma parte del constante atropello del Gobierno de la Ciudad hacia los centros culturales populares.

Sin embargo, los años de lucha, organización, autogestión y construcción colectiva no pudieron ser arrasados. El 12 de noviembre llegó una notificación del Juez Alberto Alemán: la subasta quedó suspendida por 90 días. Esta medida no dará tiempo para que se queden de brazos cruzados, sino que seguirán con la misma fuerza para defender el Centro Cultural Pompeya.

Los integrantes del colectivo se niegan a que el lugar sea puesto al servicio de los intereses inmobiliarios y financieros. Es por eso que realizaron diferentes actividades resistir y hacer público el conflicto: peñas, festivales y clases públicas en Carlos María Ramírez 1469, dirección del sitio en cuestión.

“No estamos defendiendo este espacio para nuestra organización o para las otras que lo habitan, sino para que el conjunto de organizaciones sociales sigan teniendo territorios de rebeldía, espacios solidarios al servicio del pueblo”, manifestó Claudia Korol, referente de Pañuelos en Rebeldía, uno de los cinco colectivos del espacio cultural.

Diversas organizaciones sociales se solidarizaron, ante el posible desalojo, desde julio, mes en el que se notificó que la propiedad iba a remate. Además recibieron la propuesta de legisladores para promover el espacio como “Interés Cultural” para la Ciudad de Buenos Aires. Por otro lado, presentaron en la Legislatura un proyecto de ley de Expropiación, que tiene como fin preservar el sentido social del inmueble.

14462987_925006697600977_990225860447037223_n

Cuando tocan a uno, tocan a todos

La conferencia de prensa que se realizó el 6 de noviembre, en la puerta del espacio cultural, tuvo la presencia de varias personalidades y organizaciones: Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el Colectivo de Abogados Populares La Ciega, representantes de organizaciones sociales de Colombia y México, colectivos feministas, entre otras agrupaciones relacionadas al campo popular.

Además estuvieron presentes Laura García Tuñon, Directora General de Coordinación Comunitaria; Paula Resels, comunera de MP la dignidad y Fernando Cardozo, secretario de Relaciones Institucionales CTA Capital.

“Estamos hablando de resistencia, estamos hablando de que los sueños no se desalojan, estamos hablando de que si nos tocan a uno, nos tocan a todos”, expresó Claudia Korol, educadora de Pañuelos en Rebeldía.

Sueños, aprendizaje, compañerismo y autonomía fueron las palabras más nombradas por los oradores. El Espacio Cultural Pompeya nació entre 2001 y 2002, al calor de las ollas populares, el olor a represión y las luchas sociales que se dieron por aquellos años.

El edificio de Pompeya estuvo abandonado por 15 años, entonces se lo recuperó y se le dio vida. En un comienzo, se reunieron los miembros de la Asamblea Barrial Pompeya – Traful. Luego se incorporaron la Comisión por la Memoria de los Desaparecidos “Pompeya No Olvida”, la Biblioteca Popular “Rosa Lamorte”, el Centro Cultural Pompeya y el Equipo de Educación “Pañuelos en Rebeldía”. Allí se proporcionan talleres abiertos a la Comunidad, apoyo escolar y se le da techo a una familia con tres niños.

El compromiso y la rebeldía

Nora Cortiñas es una mujer de más de 80 años, que aparenta ser una dulce abuelita. Pero es la más rebelde de todas. Ella levanta las banderas de los pueblos originarios, de los trabajadores precarizados y de los desaparecidos en democracia; se la ve en todas las manifestaciones políticas y sociales.

“El esfuerzo no es esfuerzo, es compromiso. Vamos a ganar esta lucha. Eso lo lograremos con la rebeldía. Tenemos que tener la seguridad que lo vamos a lograr”, aseguró con firmeza y garra, la Madre que mantiene los mismos ideales de su hijo desaparecido, Carlos Gustavo Cortiñas.

Claudia Korol recordó el momento en el que se decidió el nombre de la organización “Pañuelos en Rebeldía” y comentó que: “no era solo un pañuelo, sino todos los pañuelos que luchan, todos los pañuelos que expresan rebeldía. Ahí está el pañuelo de los zapatistas, el piquetero, la Whipala, la estrella guevarista, el pañuelo palestino, las zapatillas de los pibes de Cromagnon, son símbolos que fueron haciendo nuestra historia”.

Retomando el fragmento de la canción de Calle 13, la organización popular va tomando forma y son muchos más los que resisten. “Hay una pedagogía que no cambia: que es la pedagogía que aprendimos de las Madres, que es la pedagogía de poner el cuerpo”, declaró Korol. Se trata de recuperar y crear saberes populares, formar redes y diálogos que acompañen en los procesos de lucha, de invención de nuevos mundos. Multiplicar la rabia y transformarla en alegría. Ese es el espíritu que quieren desalojar. Pero Pañuelos se niega a bajar los brazos. 

Fotos: Facebook Pañuelos en Rebeldía

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email