#EducaciónPública Las demandas que quedaron en el tintero

Victoria Fusco
Redes:

Victoria Fusco

Redactora at Corriendo La Voz
Periodista | Estudiante de la Licenciatura en Comunicación Social (UNLaM) | Apasionada por viajes, recitales y redes sociales | Contacto: fotografia@corriendolavoz.com.ar
Victoria Fusco
Redes:

Los docentes universitarios y la comunidad académica de todo el país dieron cátedra de una lucha que se mantuvo al pie del cañón por dos meses. Desde Corriendo La Voz, analizamos los debates que se pusieron en juego durante estas semanas junto a la licenciada en Comunicación Social y docente universitaria, Florencia Galzerano.

El aumento salarial, la suba tarifaria de los servicios, los dichos despectivos del ministro de Educación Esteban Bullrich y la mismísima financiación de la educación pública estuvieron presentes en la escena política desde fines de marzo a esta parte, a través de paros y movilizaciones masivas. Sin embargo, a pesar de que ya todos los gremios docentes acordaron una paritaria del 31%, lo que se plantea en la actualidad es a qué tipo de educación se apunta y cuál es el límite.

“El blindaje mediático que hay es muy fuerte y se expresa en distintas aristas de la protesta social. La demanda educativa no es una demanda aislada en el modelo de estado y la perspectiva macroeconómica que está presentando el gobierno nacional actual. Entonces nosotros estamos directamente afectados y amenazados por la decisión de la quita presupuestaria, el aumento de tarifas, el cierre de convenios entre universidades y diversos ministerios y la limitación del financiamiento en los proyectos de investigación”, manifestó Galzerano, quien también es profesora de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM).

“Se quiere crear una crisis donde no la hay”, declaró el ministro de Educación Esteban Bullrich, ninguneando el ajuste y el incremento del precio de los servicios, que no solo afectó a la UBA, sino que también a las universidades del conurbano bonaerense y a las del resto del territorio nacional. La amenaza del cierre de aulas y la incertidumbre del segundo cuatrimestre por la falta de presupuesto hizo que el presidente Mauricio Macri, destinara una partida especial de $500 millones para calmar el tenso clima.  

jj

¿La Universidad Pública podría llegar a ser paga?

Esta es una de las preguntas que se hace todo aquel que asiste o asistió a esta institución. Ante esta cuestión la docente universitaria expresó que lo ve “realmente muy difícil, ya que hay una puja por la hegemonía, por un sentido dominante, respecto de la educación pública que está siendo en algún aspecto estigmatizada. Están circulando cada vez con más facilidad algunos discursos en la escena pública que se puede equidistar a la idea del arancelamiento (supongo que un arancelamiento diferencial, en primera instancia para extranjeros como se está escuchando). Porque los argumentos que se profieren generalmente tienen que ver con el modelo de la educación chilena y el modelo económico chileno”.

Mientras que por otro lado, señaló: “la movilización del pueblo y los paros activos y totales dan cuenta de un estado de conciencia social activa dispuesta a defender la educación pública a ultranza. Entonces será una batalla hegemónica difícil”.

Gratuidad y acceso irrestricto

A finales de 2015, se aprobó en el Senado la Ley de Implementación Efectiva de la Responsabilidad del Estado en el Nivel Superior que sumó dos artículos y cambió otros seis a la Ley de Educación Superior (LES). Esta última fue denunciada por las agrupaciones estudiantiles por mercantilizar la educación.

Lo que plantea la Ley 27.204, impulsada por la ex diputada bonaerense por el FPV Adriana Puiggrós es, en líneas generales: prohibir los exámenes de ingreso a las universidades públicas y preservar la gratuidad de todos sus estudios de grado. A seis meses de su sanción, todavía no fue reglamentada y será muy difícil en un gobierno que prioriza pagar la deuda ilegitima a los fondos buitres antes que reforzar la formación y la infraestructura de los establecimientos.

“Las ideas son justamente las de la meritocracia, que también es un discurso que atraviesa toda la estructura de lo social, y en la educación particularmente, porque se instala la idea de que solamente aquellos que merezcan estudiar de modo gratuito y tengan la necesidad de hacerlo son los que pueden tener un acceso a la institución educativa pública”, explicó la licenciada Galzerano.

La unión del movimiento estudiantil y trabajador

untitled

Por último, si se repasa la historia argentina, la unión de estos dos actores sociales siempre estuvieron de la mano en momentos claves: en la Reforma del 18`, en el Cordobazo de 1969, en la Crisis del 2001, entre otros hitos históricos. En estos tiempos, también se observa como los estudiantes junto a los docentes y no docentes comparten las mismas ideas y salen a defender sus derechos. Esto se vió en la reciente marcha del 12 de mayo.

“Insisto con esto, no es una demanda aislada, creo que es un error pensarlo como un campo social diferencial de la educación pública, sino que lo que está en riesgo es un proceso de regresión en materia de derechos al trabajo, a la educación, y el acceso a la salud y me parece que nosotros como educadores y educandos también de instituciones universitarias tenemos que tener la responsabilidad y asumir el compromiso de visibilizar esta demanda con las estrategias que tenemos”, finalizó la docente de la UNLaM.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email