Despidos en Télam: trabajadores convocan a una marcha nacional de prensa

Blas Martin

Blas Martin

Redactor at Corriendo La Voz
Bahiense, daltónico y tesista: tres dolencias crónicas. Docente y comunicador.
Blas Martin

En el séptimo día de ocupación pacífica de las sedes de la agencia pública de noticias Télam, trabajadores y trabajadoras realizaron una conferencia de prensa en defensa de los 357 puestos de trabajo cegados por la gestión de Cambiemos. Ante la presencia de más de sesenta medios de prensa nacionales e internacionales, y el acompañamiento de referentes políticos y de derechos humanos, se anunció, entre otras medidas, una movilización del sector para este jueves.


La sala Rodolfo Walsh del edificio de Belgrano 347, que concentra la actividad periodística de la Agencia Télam, rebalsaba de gente. Algunos cronistas e integrantes de organizaciones sociales, sindicales y políticas salían con frecuencia a tomar aire, escapando del amontonamiento que se vivía adentro. Trabajadores y trabajadoras comunicaron en la conferencia que sostendrán la ocupación pacífica de las dos sedes de la agencia y convocaron a una Marcha Nacional de Prensa para este jueves 5 de julio a las 13 horas, la cual ira desde el obelisco hasta el Centro Cultural Kirchner, sede de las oficinas del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos que encabeza Hernán Lombardi.

Mariano Suárez, delegado del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) denunció que “con esta medida se está violando la libertad de expresión” y además, se está incurriendo en una “persecución ideológica”, dado que se aducen motivos ideológicos en el comunicado firmado por el directorio de la agencia y refrendado por Lombardi. Cabe destacar que el funcionario, será interpelado este martes en un plenario conjunto de comisiones en el Congreso de la Nación para dar explicaciones sobre la situación de la agencia y la motivación de los despidos. Por último, Suárez informó sobre la redacción de un proyecto de ley que cuenta con la firma de 18 diputados, que se propone transformar la Agencia de noticias y publicidad Télam en una empresa de servicio público bajo control parlamentario.

Tanto los y las trabajadoras de la agencia, como quienes tomaron la palabra para hacer preguntas y manifestar su solidaridad, hicieron hincapié en que se trata de una maniobra sin precedentes en la historia nacional del periodismo.El recorte de los 357 puestos de trabajo implica el desguace del 40% de la planta de la agencia yse inscribe en una política general de ajuste sobre los medios públicos.Según lo informado por un documento compartido por los trabajadores, esto implica el cierre de seis corresponsalías (Catamarca, Chaco, Formosa, Misiones, Chubut y la localidad de Viedma), lo que genera que “cinco provincias dejan de generar noticias para el resto del país a través del sistema público noticioso”. En otras diez, las corresponsalías se redujeron a un solo puesto de trabajo, rebajando notablemente su operatividad.

Asimismo, dejaron de existir o fueron reducidas al mínimo secciones enteras. Por ejemplo, la sección Infografía pasó de doce profesionales a sólo uno, y Archivo Periodístico, de veintidós a apenas dos. Por otra parte, fueron despedidas los y las profesionales especializados en temas de género y de derechos humanos. El recorte es extensivo a todas las áreas.

Otra de las áreas vaciadas fue la Publicitaria: la Agencia Télam es la encargada de ejercer de contralor de la pauta publicitaria oficial (función creada en 1968) y garantizar así que la publicidad oficial llegue a cada rincón del país de la manera adecuada y con las liquidaciones pertinentes. Esta responsabilidad fue trasladada a Jefatura de Gabinete, dejando sin tareas a las y los trabajadores encargados de la misma, anulando un mecanismo transparente y confiable en función de motivos no declarados, que pueden devenir en un manejo arbitrario de la pauta oficial.

El cierre de la conferencia, que contó con la infaltable presencia, palabra y arenga de la Madre de Plaza de Mayo (Línea fundadora) Norita Cortiñas, finalizó con un aplauso estruendoso y el grito infaltable: “Unidad de los trabajadores, y al que no le gusta, ¡se jode, se jode!”.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email