#Teatro: Unidos por la sangre y los conflictos

Diego Scarpati
Redes:

Diego Scarpati

EDITOR Secciones CULTURA & LADO NERD.
Redactor y Guionista Freelance. Licenciado en Publicidad.
Cuervo. Fan del cine, el teatro, la cerveza artesanal, la coctelería y Batman.
Contacto: diego@corriendolavoz.com.ar
Diego Scarpati
Redes:

Una brillante puesta en escena, una dramaturgia exquisita y actuaciones formidables son los pilares de Los hermanos queridos,  que nos remonta a lo mejor del teatro clásico argentino.

Juan y Pipo, hermanos distanciados desde hace años, están a punto de reencontrarse en una cena familiar organizada por sus esposas Betti y Zule. El plan de las mujeres parece sencillo: una comida familiar que los reencuentre y sirva para que limen sus asperezas y se reconcilien. Pero un pequeño detalle en la organización hará que ambas familias se esperen mutuamente. Y en esa espera incomoda, inacabable (esa agonía alargada de tener que asistir a un momento que uno no quiere) resurgirán viejos rencores y recuerdos dolorosos de dos personas unidas por la sangre pero separadas por la ambición y la traición.

Norberto Gonzalo (Juan) y Alejandro Fain (Pipo) encabezan el elenco interpretando con holgura a dos hermanos que no disimulan su bajeza y egoísmo. Nora Kaleka (Betti) y Silvana Sabetta (Zule) son las esposas que no solo pretenden la reconciliación, además intentan proteger la unión y la armonía en la familia. Marianela Ávalos (Alicia) y Gabriel De Coster (Agustín) hija de uno de los matrimonios y un amigo de la familia respectivamente, son los generadores de conflictos adicionales. Estos últimos pretenden alcanzar nuevos rumbos en el exterior, buscando las puertas que en su país no pudieron abrir. Lo que será agregar elementos volátiles a una situación familiar que definitivamente en un punto perderá todo tipo de control y donde no faltará que salga a la luz algún secreto perturbador.

los-hermanos-queridosGorostiza escribió esta obra en 1978, con una problemática y peripecias familiares que no pierden vigencia. Un texto conmovedor que en más de una oportunidad nos dejará reflexionando. Incluso, tal vez, recordando experiencias similares.

Con una magnífica dirección, Lizardo Laphitz juega con la desafiante puesta en escena, donde las acciones de ambas familias transcurren de manera simultánea sobre el escenario, en un mismo espacio y tiempo. Este juego se complementa con otro interesante elemento: los actores, estando fuera de escena, siguen en el escenario en un rol pasivo. No es para nada fácil llevar adelante una obra de estas características. Es este aspecto la sincronía de las acciones, la entrada y salida de los personajes, destaca aún más el trabajo entre elenco y director.

Una escenografía sencilla, acorde y efectiva aprovecha cada espacio, cada rincón del escenario junto a una iluminación que nos remonta a aquellas noches de fin de semana en la previa a una gran cena familiar. 

“Los hermanos queridos” plantea el tema de la incomunicación. Se ve tan claro y hasta parece muy  angustiante que sus protagonistas, hermanos de sangre, estén tan cerca pero a la vez tan lejos. Esa falta de comunicación es también el detonante de todo este gran embrollo. Y tal vez una conclusión a la que quiso arribar Gorostiza es que muchos de nuestros problemas se pueden solucionar simplemente hablándolos a tiempo. Sencillamente una obra imperdible.   

Ficha Artístico/Técnica

Autor: Carlos Gorostiza
Intérpretes: Marianela Avalos, Gabriel De Coster, Alejandro Fain, Norberto Gonzalo, Nora Kaleka, Silvana Angela Sabetta
Vestuario: Carlos Bustamante, Lucía Trebisacce
Escenografía: Carlos Bustamante, Lucía Trebisacce
Diseño de luces: Carlos Bustamante, Alejandra Dziewguc, Lizardo Laphitz
Fotografía: Ramiro Gómez
Diseño gráfico: Ramiro Gómez
Asistencia de dirección: Patricio Gonzalo
Prensa: Simkin & Franco
Dirección: Lizardo Laphitz

TEATRO LA MÁSCARA

Piedras 736, Ciudad de Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4307-0566
Web: http://www.lamascara-teatro.blogspot.com
Entrada: $ 100,00 – Sábado – 20:30 hs

 

Comenta