Conocé REGODEO, un newsletter musical dedicado a las mujeres

Leonela Esteve Broun

Redactora at Corriendo La Voz
Estudiante de Letras. Feminista. Melómana. Tengo una frase de Friends para todo.
Leonela Esteve Broun

La lucha de los feminismos en Latinoamérica hace rato que llegó a la esfera musical, tanto del lado de les artistas como de quienes hacen periodismo o crítica musical. Generar nuevas alternativas que buscan responder a las demandas y a los interrogantes feministas no es sencillo pero existen periodistas como Juana Giamo que se animan a intentarlo. Corriendo La Voz tuvo la oportunidad de hablar con ella para conocer más acerca de su nuevo proyecto, REGODEO, un newsletter dedicado a difundir la obra de artistas mujeres.

Combatir la estructura patriarcal en el mundo de la música no es tarea sencilla. No lo es para les artistas que tienen que esforzarse el doble que sus compañeros hombres hetero cis para lograr siquiera un lugar arriba de los escenarios. No lo es para les consumidores que se ven limitades por un algoritmo que parece ofrecer siempre lo mismo. Y tampoco lo es para aquelles periodistas dedicades a la música que deciden escribir desde un punto de vista de género o simplemente desafiar el canon establecido. 

Aún así, las cosas están cambiando y hay personas con ganas de crear contenido diferente. Juana Giamo es una de ellas. Ella es periodista musical, escribe para medios como BEBA y Rolling Stone y hace unos meses decidió crear REGODEO, un newsletter dedicado a los nuevos lanzamientos musicales de artistas mujeres y disidencias. 

Para quienes no saben, un newsletter es una publicación que se envía vía mail con una determinada regularidad de entrega. Es un formato que está en auge, sobre todo por su versatilidad pero también porque permite construir una audiencia verdaderamente interesada en el contenido del newsletter y facilita a les suscriptores el acceso directo al contenido que buscan,  evitando la cantidad descomunal de información que abunda hoy en día en las redes sociales. Además, muchas veces, resultan tener cierta exclusividad.

REGODEO, en este sentido, implica una apuesta a una manera distinta de acercarse a las novedades de la industria de la música. En cada entrega, Juana nos ofrece una selección de materiales nuevos con textos breves, a través de los cuales busca brindarle a quienes leen una alternativa a la rueda de difusión hegemónica, tanto de redes sociales como de los gigantes del streaming como Spotify o Itunes. Pero la innovación también viene por el lado del criterio de elección. Lejos de posicionarse como jueza o catadora musical, Juana deja bien en claro que lo que mueve su tarea no es más que el disfrute personal: “este newsletter refleja mi gusto musical y por nada en el mundo creo que es objetivo, sino todo lo contrario: representa la música con la que yo me regodeo”, dice en la presentación.

Corriendo La Voz tuvo la oportunidad de entrevistar a Juana y preguntarle más acerca del origen y las motivaciones de REGODEO, así como también de cómo piensa ella su labor como periodista musical. 

– ¿Cómo surgió la idea de REGODEO? ¿Por qué la elección del formato newsletter?

Juana Giamo: REGODEO surgió de un día para otro, la verdad es que no lo pensé mucho. Me acuerdo que era un viernes cuando se me ocurrió y el lunes ya estaba mandando la primera entrega. A principio de año, yo estaba muy frustrada porque no encontraba publicaciones en las cuales podía escribir, así que REGODEO surgió como ese espacio que me faltaba. El formato del newsletter me gustó porque es más simple para hacerlo una misma a la vez que da mucha intimidad con los lectores.

– Además de la cuestión de género, ¿qué otros criterios mantenés para elegir a les artistas? ¿Cómo es el proceso de búsqueda? …sobre todo teniendo en cuenta que las redes últimamente ante su apego al algoritmo suelen mostrarnos más de lo mismo.

JG: La idea del newsletter también tiene que ver con una curaduría subjetiva. Hay tanta información dando vueltas con tantos nombres que muchas veces cuesta escuchar todo lo que vemos. Por eso, yo quería hacer algo más enfocado. Sólo elijo unos pocos lanzamientos de la semana en vez de hacer listas interminables. Estoy convencida de que la crítica es subjetiva y por lo tanto, yo escribo de las artistas que me interesan; para mí es realmente una cuestión de gustos. El proceso de búsqueda lo hago constantemente. Hoy podés llegar a conocer a una artista porque alguien subió una historia en Instagram y creo que eso está buenísimo pero hace que sea muy fácil pasarla de largo. Yo tomo esa historia de Instagram que es tan instantánea y que está rodeada de miles de historias, y le doy a esa artista un espacio propio.

– ¿Sentís a veces que puede haber un efecto segregatorio en la intención de difundir particularmente artistas femeninas o disidentes? ¿O que a veces la discusión se centra más en la cuestión de género y no tanto en el trabajo artístico en sí? 

JG: La verdad es que eso es algo que pienso mucho. Yo no creo que REGODEO sea una idea terminada sino que creo que muta constantemente. Lamentablemente, estamos en una época en la que es necesario visibilizar a las mujeres, pero ¡ojalá en el futuro no sea así! 

– ¿Qué creés que tiene para aportar el periodismo musical? He leído en tus redes que sostenés que tu escritura está más motivada por el deseo y el gusto que por clasificar o puntuar, como suele ser el caso del periodismo musical más tradicional. ¿Fue una decisión consciente o simplemente nació? ¿Cómo pensás vos tu lugar como periodista musical? 

JG: Creo que hay una realidad y es que la crítica de música no es tenida en cuenta por la sociedad de hoy en día. Somos pocos los que leemos reseñas. Entonces en vez de caer en «la gente es ignorante y no lee», es mejor preguntarse por qué ya no les interesa leer reseñas y cómo podemos transformar el periodismo para que tenga interés. Creo que en eso BEBA hace un muy buen trabajo y tengo la suerte de escribir para ese medio. Una de las cosas que cambiaron en los últimos tiempos es que ya a nadie le interesa que sus gustos musicales sean avalados por los medios. Además, seamos honestos con nosotros mismos: ¿Por qué creemos que nuestro gusto musical es superior solamente por escribir reseñas? Yo no tengo formación musical y tampoco sé tanto de la historia de la música, así que no puedo ni quiero ser jueza de nadie. Me parece una actitud mucho más valorable decir: «esto me gusta a mí» que decir: «Esto es bueno».  A partir de eso, cambia mi relación con la música y también con la escritura, porque ahora se trata de articular en palabras mi percepción subjetiva de lo que escucho y que, en el mejor de los casos, mediante esa escritura me pueda conectar más con los lectores. 

Si te interesó el proyecto, podes suscribirte ingresando a: https://mailchi.mp/c33bd0db0d6a/regodeo 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email