#Cine La noche más larga y peligrosa

    Diego Scarpati
    Redes:

    Diego Scarpati

    EDITOR Secciones CULTURA & LADO NERD.
    Guionista y Redactor Freelance. Licenciado en Publicidad.
    Cuervo. Fan del cine, el teatro, la cerveza artesanal y Batman.
    Contacto: diego@corriendolavoz.com.ar
    Diego Scarpati
    Redes:

    Tras la reciente noticia de sus tres nominaciones a los premios Sur en las categorías Mejor Guion adaptado, Mejor Dirección y Mejor película de Ficción, el cine Gaumont nos regala otra oportunidad de ver La larga noche de Francisco Sanctis. El film, con dirección y guion adaptado de Andrea Testa y Francisco Márquez sobre la novela homónima de Humberto Constantini, recrea la encrucijada que afronta un hombre nada menos que durante los primeros años de la última dictadura cívico militar.

    Una pequeña historia, minimalista, sencilla, pero a la vez intensa y potente por el contexto, las actuaciones y principalmente por el correcto trabajo en la recreación de la época y la labor detrás de la cámara. 

    Una primera lectura de la trama nos podría arrojar como resultado que la premisa es sencilla: simplemente un hombre que debe tomar una decisión: intervenir o no en una situación que se presenta. Pero lo que verdaderamente marca la diferencia es el contexto histórico y socio político en el que transcurren los hechos.

    la-larga-noche-francisco-sanctis-critica

    Buenos Aires, 1977. Francisco Sanctis vive con su mujer y sus dos hijos. Trabaja en un mayorista donde hace tiempo espera un ascenso que nunca llega. Dejó en la universidad – ya hace muchos años – aquellos ideales de juventud, la militancia, la lucha y la poesía combativa. No solo se adaptó al sistema, sino también a las reglas explícitas e implícitas propias del flamante Proceso de Reorganización Nacional. A no mirar hacia los costados, al no involucrarse para poder preservar así a los suyos.

    Francisco recibe un llamado en su oficina, una ex compañera de facultad, tal vez algo más. En principio la excusa del encuentro gira en torno a una oportunidad editorial; algo relacionado con aquel pasado literario. Pero las intenciones de la mujer en realidad son otras (aunque de alguna manera tiene que ver con ese pasado del personaje). Ella le pasa el dato de dos personas que el Ejercito va a detener esa misma noche, pero no puede actuar. Es por eso que acudió a su viejo amigo Francisco.

    Desde aquí, asistimos al dilema que se plantea este simple empleado. Desentenderse de esa situación, ser parte de esa legión de autómatas que ignoraba o prefería ignorar lo que pasaba; o actuar, ser parte del asunto. Una decisión difícil de tomar, cuando aún queda en uno esa chispa que antaño fue el fuego de la lucha pero que hoy es sólo la necesidad de proteger a la familia de algo horrendo.        

    La larga noche de Francisco Sanctis  es el viaje de este personaje. Una frenética travesía que no dura más de un día, donde el destino es lo de menos, porque lo importante es el trayecto, el angustiante camino que debe transitar. Desde el inicio del film la atmósfera es densa, asfixiante. Convivimos constantemente con el miedo de no saber quien es el que tenemos al lado, el miedo a desaparecer. En ese sentido hubo un gran trabajo de sus directores, quienes trabajaron siempre con planos cerrados. No hace falta mostrar a los militares. No se ven pero uno bien sabe que están ahí.

    Las locaciones y los pequeños detalles de la escenografía, el vestuario y el maquillaje compone una ambientación muy bien lograda que nos lleva directo a ese vertiginoso 1977 y nos hace sentir en carne propia esa misma paranoia que experimenta el personaje.  

    la_larga_noche_de_francisco_sanctis-401362427-large

    El film de Andrea Testa y Francisco Márquez ya había obtenido dos premios en la competencia internacional del BAFICI 2016: Mejor Película y Mejor Actor a Diego Velázquez (“El Tordo” de Kryptonita).

    Si muchos pensaron que la temática relacionada a la ultima dictadura militar en el cine estaba agotada, Márquez y Testa probaron que este fundamento era erróneo, sólo con mínimos recursos y buenas interpretaciones. Lo que no pierde vigencia sin lugar a duda es el dilema moral que se plantea el personaje, porque la confrontación entre el hombre y sus conciencia no tiene fecha de vencimiento.

    (Argentina/2016). Drama. Dirección y Guion adaptado: Andrea Testa y Francisco Márquez. Basada en la novela de Humberto Constantini Elenco: Diego Velázquez, Laura Paredes, Valeria Lois, Marcelo Subiotto y Rafael Federman. Dirección de arte: Julieta Dolinsky. Duración: 76 minutos. Apta para todo público    

    Facebook Comments