#Teatro: La sequía del mañana

Julieta Cantero

Julieta Cantero

Redactora Sección Cultura
Periodista | Licenciada en Comunicación Social UNLaM
Julieta Cantero
Sed aborda la idea de un mundo en donde falta el agua y las palabras. Desde un discurso que recuerda a la ciencia ficción de libros como 1984 y Farenheit 451, realiza una crítica a este sistema donde el orden que gobierna proporciona el agua necesaria para la subsistencia y donde reina la censura y el control absoluto de las mentes. Ante esta ausencia de palabras, la dominación simbólica hace imposible generar un pensamiento crítico en su contra, que la cuestione, que la resista.
.
Las palabras permitidas para comunicarse son aquellas que no provocan profundas emociones. Un grupo de rebeldes pretende recuperar palabras prohibidas para poder sentirlas, pensarlas, decirlas, escribirlas e insertarlas en el sistema. Al hacerlo, se van encontrando, van descubriendo quiénes son. Ponen en riesgo su vida, pero ¿qué vida puede vivirse cuando la propia identidad está censurada?
.
Sin precisar datos de localización de tiempo y espacio, van apareciendo de a uno los cinco personajes. El color blanco los viste por completo, y los hace una masa homogénea. Tienen también en común ese aparato abrochado en la muñeca para recibir los llamados de esa fuerza que los gobierna.
.
Pasan los primeros largos minutos de la obra sin la palabra. En el escenario, únicamente gestos y movimientos pequeños, que solo se notan en planos detalle; planos en los que el ojo humano debería poder hacer un zoom más preciso para terminar de detectarlos.
Fotografía: Malena Figó
Una luz en sus muñecas se enciende; deben atender y detallar información sobre su ubicación y actividad. Una voz amigable corregirá cuando escuche palabras que no son adecuadas, y “recomendará” actividades y programas de televisión. Esta voz también podrá reprimir a quienes no se presenten con la identidad que, forzadamente, le fue asignada.
.
El argumento es por demás interesante: Un grupo de personas intentan boicotear al sistema, recuperar la definición de ciertas palabras para lograr un pensamiento crítico y escaparse de la censura. Es una crítica a la sociedad que controla las ideas de la población abusando de los aparatos ideológicos del Estado. Así, y al igual que en las ficciones de George Orwell y Ray Bradbury, se observa una instancia superior que todo lo ve y todo lo controla, a la que parece ser imposible de escapar.
.
Hay ciertos factores que distraen al espectador de la idea y de la atracción del mensaje de la obra. Con una escenografía bastante minimalista, los personajes transitan sobre una tarima en el medio del escenario. Cada paso hace crujir esa madera generando un sonido que aleja la atención sobre lo que sucede. A su vez, en ese buscar la precisión del decir, se produce una separación entre las palabras que lentifica las frases y hace perder el sentido global de lo dicho.
.
Se vacían de contenido las palabras; se vacían las ideas y las mentes; y entonces solo resta obedecer, no discutir los mensajes y naturalizar el orden dado. “Sed: agua virgen en mi boca seca; Aguante: lo que nos convierte en amenaza”. Serán algunas de las palabras que redefinirá este grupo, poniendo en riesgo su vida.
.
Sed te invita a reflexionar sobre este otro mundo, todos los viernes en el teatro La Tertulia, Gallo 826, Almagro.
.
FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA:
Elenco: Cecilia Dellatorre, Jorge Lifschitz, Martin Papanicolau, Andrés Portaluppi y Mercedes Spangenberg
Diseño de Vestuario: Mercedes Piñero
Diseño Gráfico: Martín Papanicolau
Diseño de Iluminación: Jorge Merzari
Diseño de Sonido y Música: Matías Medina Silva
Realización de escenografía: Martín Papanicolau y Facundo Necchi
Fotografía: Malena Figó
Prensa: Mas Prensa
Dramaturgia: Luz Pearson
Asistente de dirección: Gabriel Gómez
Dirección: Lorena Székely
Facebook Comments