#Teatro La fuerza de las asignaturas pendientes

Julieta Cantero

Julieta Cantero

Colaboradora Sección Cultura
Periodista | Licenciada en Comunicación Social UNLaM
Julieta Cantero

Latest posts by Julieta Cantero (see all)

El pescado sin vender, el potente y profundo unipersonal escrito y protagonizado por Norberto Gonzalo se presenta todos los viernes a las 20.30 horas en el Teatro La Máscara.

El escenario acompañado por la música en vivo de un piano y escenas de reconocidos actores internacionales proyectadas en una pantalla nos ponen atentos; el público hace un ejercicio mental por reconocer a los personajes y las películas que se suceden: Marlon Brandon, Al Pacino, Jack Nicholson; Un tranvía llamado deseo, El Padrino, Batman.

Y de pronto, de la pantalla sale El Guasón. Mismo look, mismo perfil. Éste será el primer personaje que encarne Norberto Gonzalo en su unipersonal. Lo seguirán el mayordomo de Anthony Hopkins en la película The remains of the day, con un traje y una postura diferente. Luego, se acercará a lo nacional a través de la obra de Discépolo, para terminar el espectáculo como un granadero que conversa con San Martín.

pescado-2

A partir de la interacción con estos cuatro personajes que esconden discursos y posturas políticas, el autor-actor da cuenta de lo difícil que es escribir algo que resulte artístico y a la vez interesante para el público. Así, con el uso de la hipertextualidad con el teatro, cine, música e historia, llega a la reflexión de que es más fácil abordar un personaje con una vida, pensamientos y sentimientos ajenos, que generar un contenido propio.

pescadoEsta obra teatral surge por las cuentas pendientes que Norberto Gonzalo tiene con los grandes actores y por una necesidad imperiosa de decir algo. Lo interesante es que crea esta pieza y dice lo que necesita decir a través de las voces de cuatro personajes ajenos.

Y allí radica la importancia de las asignaturas pendientes. La obra abarca un popurrí de temas políticamente potentes y de personajes que el autor siempre quiso encarnar en un escenario. Se da ahora la licencia de hacer y decir, de manifestar públicamente su opinión. ¿Quién puede expresar mejor lo que uno siente que uno mismo?  Pero ¿Cómo hacerlo cuando no se cuenta con la pluma genial de los más destacados autores del mundo o de los grandes dramaturgos nacionales? Cómo hacerlo siendo un actor que cuenta sólo con sus armas expresivas… y el tiempo que pasa y el pescado sin vender.

Así, demuestra y asombra con sus dotes como actor: sabe manejar a la perfección los matices de su voz y de sus gestos, tiene el don de la versatilidad y lo sabe aprovechar muy bien. En lo personal, me maravilló la calidad del decir los parlamentos. Los textos son profundos, agudos y reflexivos sobre un gran abanico de temas, pero su decir es claro, ágil y contundente.

La fuerza de la obra es la impactante presencia que tiene el actor en escena. Es sólo él y su actuación la que por sesenta minutos capta nuestra atención. Tiene los movimientos y la escena totalmente bajo su control.

FICHA ARTÍSTICO TÉCNICA
Libro, Actuación y Dirección: Norberto Gonzalo

Composición y Música en vivo: Gerardo Amarante
Actores en Video: Jorge Paccini, Gustavo Gonzalez Zungri
Diseño de Vestuario: Lucía Trebisacce
Realización de Vestuario: Lidia Benitez
Realización de Pantalla: Paula Picciani
Realización de Utilería: Patricio Gonzalo
Producción Audiovisual: Cynthia Babiacki Berguer
Prensa y Difusión: Simkin & Franco
Asistente De Dirección: Alejandra Dziewguc
Producción General: Teatro La Máscara
Puesta en Escena: Daniel Cinelli
Sala: Teatro La Máscara, Piedras 736, CABA. 

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email