América va a ser toda feminista: marcha de mujeres en Sacramento

Fernanda Righi

Fernanda Righi

Fernanda Righi. Lic. en Comunicación/UBA- estudiante de doctorado en literatura latinoamericana- feminista
Fernanda Righi

Latest posts by Fernanda Righi (see all)

Anticipando el paro de mujeres del 8 de marzo en todo el mundo, el 20 de enero se realizó la segunda marcha de mujeres en las ciudades más importantes de Estados Unidos. El tema oficial de esta manifestación, que en Sacramento juntó 36 mil personas, fue el “poder de las urnas” aunque las mujeres de la capital de California aprovecharon también para llevar sus propios reclamos.

Siguiendo con el objetivo general de la marcha, que a primera vista debería especificar mejor cómo afecta a las mujeres, la concentración de Sacramento presentó otros cuatro “pilares” relacionados al tema principal: los derechos de las mujeres, los derechos de los y las inmigrantes, los y las derechos de los votantes y civiles (sobre todo porque la mayoría de los representantes son hombres blancos y la población de los Estados Unidos es bastante más diversa) y el compromiso de los jóvenes con la política.

En Sacramento, la importancia participación ciudadana en vista a las elecciones del 6 de noviembre cuando se renueva la cámara de diputados y 1/3 de la cámara de senadores entre otros cargos estatales y municipales fue acompañado por temas como el acoso sexual en el contexto de trabajo, problema que tuvo mucha repercusión mediática este años debido que muchas actrices de Hollywood contaron sus experiencias e instalaron la temática del abuso sexual y la discriminación hacia las mujeres. Lo más importante es que las denuncias de la problemática excedió la industria del espectáculo hacia contextos laborales como la academia, empresas de tecnología, el sector agrícola… (basta ver la edición especial de la revista Time con “las” personajes del año).

Adama Iwu, integrante de esta tapa y lobista de la empresa Visa, fue una oradoras principales de la marcha, junto a Samantha Corbin y Alicia Lewin, fundadoras de la iniciativa “Decimos basta” (We Said Enough) con sede en la misma ciudad. Esta organización nació luego de la publicación una carta en Los Ángeles Times firmada por 140 mujeres que denunciaban el acoso sexual en el mundo político y empresarial.

En su discurso, Iwu destacó que todos somos parte del cambio que “recién comienza”. Además, destacó la importancia de enseñar a los hombres a respetar a las mujeres. Lewin, despedida de su trabajo por participar de esta campaña, fue más contundente: “pueden avergonzarnos, pueden llamarnos putas, locas. Pero, hablando desde mi experiencia, solo pueden despedirte (fire, que también es fuego) una vez y tu puedes regresar y armar un infierno (hell).”

La marcha también contó con otras oradoras que representaban mujeres menos privilegiadas. Doris Romero, de la organización California Dreamers, habló sobre su experiencia como mujer indocumentada y sobreviviente de violencia doméstica y Tracie Stafford, candidata a intendenta de Elk Groove (ciudad próxima a Sacramento), destacó las dificultades de las mujeres afroamericanas para participar en la política municipal.

La diversidad también se vio en los carteles, otros de los grandes protagonistas de la marcha, que mostraban las diferencias de reclamos de sus asistentes. Mientras unos todavía lamentaban la derrota de Hilary Clinton con carteles que repetían el lema de su campaña “Estoy con ella” (I’m with her), otros intentaban instalar reclamos como los derechos de salud reproductiva (la permanencia del programa “paternidad planeada¨, otro de los participantes del evento) y la organización de mujeres palestinas- Latinas que se manifestaron por la eliminación de los muros en Palestina y México.

La marcha que por momentos superó la cantidad de asistentes del año anterior muestra las prioridades para cada comunidad y demostró las múltiples facetas del feminismo (o los muchos feminismos) que claramente exceden y se entrecruzan con otras problemáticas como las clases sociales, el estatus migratorio y las etnias.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email