Alicia Muñiz: justificar el femicidio

CorriendoLaVoz
Redes:

CorriendoLaVoz

CorriendoLaVoz at Corriendo La Voz
Medio de Comunicación Digital | Otra forma de comunicar |
CorriendoLaVoz
Redes:

Corría Febrero en Mar del Plata, la temporada de verano estaba en su auge, la violencia machista, también. Como paradoja del destino, el día de los enamorados de 1988, Alicia Muñiz fue asesinada por su ex pareja, Carlos Monzón.

El cuerpo de Alicia Muñiz fue encontrado semi desnudo, tendido en el suelo. Al lado, su ex pareja, Carlos Monzón, campeón mundial de boxeo.

Se escucharon gritos, golpes y destrozos que alertaron a los vecinos, quienes llamaron a la policía. Las siguientes semanas en los diarios, revistas y en la caja boba, este hecho fue el tema principal, tanto así, que los medios convirtieron un femicidio en “la noticia del verano”.

El ex boxeador fue el único protagonista en los diferentes medios. La preocupación por su imagen y carrera filmográfica estaba en boca de todos los comunicadores, quienes hasta justificaron el femicidio para no derrumbar al gran ídolo. Incluso cuando el mismo Monzón había afirmado con naturalidad y sin culpa que le pegaba a todas sus parejas, a nadie le pareció alarmante el hecho que haya tirado por el balcón a su pareja.

Alicia Muñiz, una uruguaya radicada en la capital porteña, tenía 32 años. La actriz, modelo y vedette logró ser un importante eslabón en el ambiente artístico trabajando con grandes
figuras consagradas en los años ‘70. Durante esa época conoció a Carlos Monzón con
quien tuvo un hijo. Sin embargo, ese mundo de brillantinas se derrumbó, el 14 de febrero de 1988. El boxeador la golpeó y estranguló hasta dejarla inconsciente, para después arrojarla por el balcón de su casa en el barrio La Florida, en Mar del Plata. Su hijo de 6 años fue testigo del maltrato de su madre antes de morir en manos de su padre, ya que se encontraba en la misma habitación.

A pesar de que los amigos del círculo íntimo declararon verlos juntos en varios eventos sociales y de admitir que estaban intentando reconstruir su relación de pareja, la realidad era distinta a lo que se mostraba. Conflictos con la cuota mensual del hijo que tenían en común y las sucesivas denuncias que Alicia Muñiz había realizado en la comisaría declarando que él le pagaba, humillaba y celaba, eran verdades que todos sabían pero callaban. 
El 17 de febrero de 1988 los restos de Alicia Muñiz fueron sepultados en el Panteón
Argentino de Actores en el cementerio de Chacarita.

El Juicio

El juicio se llevó a cabo en Mar del Plata, el 26 de junio de 1989, tras varios y diferentes
testimonios, un señor en situación de calle, Rafael Crisanto Báez, fue el testigo decisivo en el caso, aportando datos relevantes. Él vió como Carlos Monzón golpeaba y maltrataba a su entonces pareja. Su relato fue desestimado y él acusado por falso testimonio, pero sus declaraciones coincidían con las pericias forenses.

Dos autopsias

Al cuerpo de Alicia le realizaron dos autopsias. La primera fue realizada en Mar del Plata, donde el informe dictaminó que la causa de su muerte fue por un ataque cardíaco. Ante las
dudas de los familiares, se realizó una segunda autopsia, en ella no solo se comprobó las
lesiones en el cuello producidas por un estrangulamiento, sino que la causa de muerte fue
producida por el impacto del cráneo en suelo y que en momento previo del impacto ella ya
se encontraba desvanecida e inconsciente.

La sentencia

El 3 de julio de 1989, Carlos Monzón fue condenado a once años de prisión, acusado de
haber asesinado a Alicia Muñiz, su pareja.  Ante las reiteradas denuncias de Muñiz y sus antecedentes en violencia de género, el juez a cargo, Simón Isacch, cerró la causa sosteniendo que el acusado actuó con plena conciencia de la criminalidad de sus actos.

No obstante, en aquella época se continuo sosteniendo al hecho como un brote de emoción violenta y producto de la ingesta de alcohol, ya que en las declaraciones el boxeador confesó haber estado tomando cerveza ‘desde temprano’.

Parte de su condena la hizo en la cárcel de Batán, luego lo trasladaron a un penal en Santa
Fe por cercanía familiar. El 8 de enero de 1995, Carlos Monzón fallece en un accidente
automovilístico durante una de sus salidas transitorias.
El hecho particular marcó un antes y un después en la sociedad argentina, la toma de
conciencia sobre la violencia de género y el femicidio comenzó a tener repercusión y debate
en los medios y en las sobremesas argentinas.
El reclamo por reemplazar la carátula de “Violencia Doméstica” por el de “Violencia de
Género”, es resultado de un logro que llevo años y años de lucha del movimiento feminista,
que en aquella época estaban subestimadas por la mayoría. Entender que la violencia de
género no solo es generada por una “emoción violenta”, sino por el control y dominio de los
cuerpos femeninos, por la cosificación del cuerpo de las mujeres y la continua reproducción
de aquellos estamentos sociales que tienen una construcción binaria orientada al género.
A pesar de que el movimiento feminista esta teniendo más auge en estos últimos tiempos,
los casos de femicidios, violaciones, abusos, homofobia y tranvesticidio han aumentado en
las últimas encuestas. Es por eso, que la lucha debe de continuar en todos los espacios
públicos posibles, en las calles, en las escuelas, en las cenas familiares, en reuniones de
amigos, etc. Esto es un camino que arrancó con las sufragistas de la Revolución Francesa
que nos abrieron el paso contra la lucha de las atrocidades del hétero-patriarcado, ya las
mujeres no están en una posición de resistencia, sino en una lucha de llamar a la
conciencia con la militancia activa y con el acompañamiento de todas, para de-construir
esos patrones culturales que solo continua con la divulgación del machismo que al fin a
cabo nos termina matando.

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email