#Cronica Against Me! sacudió al Uniclub

Juan Agustin Maraggi

Juan Agustin Maraggi

Editor de Análisis Político y Social en #Corriendo La Voz | Colaborador en Revista Mascaró | Estudiante de Sociología en la Universidad de Buenos Aires
Juan Agustin Maraggi

En su primera visita al país, Against Me! pasó por el Uniclub con un show memorable. Da Skate abrió la noche con un repertorio a puro hardcore. Enterate más del recital en estas postales y crónica.

“Cuando nos enteramos que tocaba Against Me! acá me di cuenta que quería venir como sea. No tenía mucho dinero, él compró los pasajes de sorpresa y llegamos. No lo podemos creer” nos cuenta Guada que junto a su compañero, Panza, se tomaron un vuelo desde Paraguay en un viaje relámpago. Ese comentario es, tal vez, una de las postales de lo que fue en sí toda la velada.

La noche cayó rápido en la zona del Abasto y el clima amagaba con gotear constantemente. Eran las ocho de la noche y nos encontramos con Nicolás para iniciar la cobertura. Cuando la primera lata de cerveza iba por la mitad, desde el interior del Uniclub se empezó a escuchar Da Skate. “Debe ser prueba de sonido” comenté. Pero no, una de las bandas de referencia del hardcore había arrancado a desplegar su furia sin preaviso.

Da Skate se presentó con una formación alternativa, Mariano Perales de Los Equivocados reemplazó en el bajo a Eugenia Valle por su avanzado embarazo. El cambio estuvo lejos de afectar la performance, el setlist abarcó – sobre todo –  sus últimos dos discos, teniendo su punto más alto al tocar los primeros tres temas de Stalingrado (‘Dos grados de separación‘, ‘Un poco de Foucault a mis días’ y la canción que titula el disco) al hilo.

‘La tercera Ley de Newton’, un clásico tema de su EP Jauregui (2012) no podía faltar y despaciosamente el Uniclub se iba llenando. Leandro Flores, su vocalista, agradeció el respeto antes de retirarse e invitó a los presentes a dar una mano el 18 de noviembre en un festival solidario que se encuentran organizando a beneficio de la fundación Amigos de la calle (más data acá).

Dejaron el escenario con un show electrizante de cuarenta minutos que, para gusto de quien escribe, terminó siendo demasiado distanciado en tiempos del de la banda principal. Los mercedinos tenían todo para haber tocado más tarde y realizar una transición estupenda para el público entre banda y banda.

Llegando las nueve y veinte, Against Me! salió a las pistas. La falta de vallas del lugar siempre ayudan a establecer el diálogo entre quienes tocan y quienes asisten. La banda dejó de lado Florida (EE.UU) y desembarcó en el país en medio del South América Tour 2018. Gira que ya los llevó por México y Chile y los tendrá en Brasil este fin de semana.

Los acordes de ‘FUCKMYLIFE666′ comenzaron a sonar y la canción del álbum Transgender Dysphoria Blues (2014) dio comienzo al recorrido. La elección del tema, si bien se condice con la lista que vienen tocando en esta gira, no es aleatoria. Funciona como una suerte de manifiesto; dejar en claro por dónde viene la mano. Quien lidera la banda y va intercambiando de guitarra entre canción y canción no es otra que Laura Jane Grace y por ahí se explica todo. El público corea su nombre y ella devuelve sonrisas.

Que el primer tema provenga de un disco tan bisagra tampoco es casualidad, estamos hablando de Laura, aquella que vio a Madonna a los cinco o seis años y se dio cuenta que quería ser como ella, la de padre militar e hiper estricto, la que encontró durante su adolescencia un refugio en el punk como solista y luego esa misma escena le dio la espalda, la que sentenció que “los punks son más cerrados de mente que la iglesia”. Si, Laura, la misma que sepultó a Thomas James Gobel y renació liberada, la que tomó la palabra ‘tranny’ como título de su biografía (Si, una biografía escrita a sus treinta y cinco años). Todo eso – y más- es y representa, y por eso nada es casualidad.

Después de ‘White crosses’ arrancó una seguidilla de clásicos de los primeros años de la banda, esos que colocaron a Against Me! en el foco de la escena del folk-punk. Cuatro temas seguidos donde tocan sin frenar, casi sin esperar que suenen los aplausos; induciendo un clímax ni bien iniciado el recital. Pints of Guinnes make you strong’ de su placa debut, ‘Against Me! Is reinventing Axl Rose’ fue el primer paso de este maratónico recorrido por sus primeros tres discos.

Para el momento en que ‘New Wave empezó a sonar, la banda ya había llevado a la audiencia en un paseo y una visita guiada a su discografía. Laura ríe constantemente y de manera sincera, liberadora. La conexión con el público omite las palabras y las distancias idiomáticas se barren mediante la potencia de sus melodías y el poder de sus letras. Son las expresiones en sus caras, la energía al tocar las que establecen un vínculo que, a la larga, termina siendo mucho más sincero que las palabras que pudieran haber aprendido a decir en español para la ocasión. 

Pasada la hora de show ‘I was a teenage Anarchist’, esa canción del 2010 tan controversial como clásica, llevó todo a un nivel mayor. El final comenzaba a olerse y tras la declaración de principios de ‘True Trans Soul Rebel’, seguida de Transgender Dysphoria Blues y Black me Out’, la banda cerró el recorrido por ese disco

Una breve salida del escenario de los integrantes nos dejan con el final a flor de piel. Laura vuelve para tocar una versión acústica de un tema de la banda The Mountain Goat. Para este momento, un pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito la acompaña en al escenografía. Willard vuelve a la batería y ‘Two coffins‘ se esgrime como cierre del show.

Algo así como una hora y media y la piel de gallina que no se iba. Una excelente primera experiencia para Against Me! en estos pagos. Esperemos no tener que esperar veinte años para un segundo round.

.

PH: Nico Avelluto

Comenta

Print Friendly, PDF & Email