A vos, Lucía, te prometemos nuestra lucha.

Gabriela Krause
Redes:

Gabriela Krause

Periodista | Escritora | Poeta, feminista y militante de causas que se presumen perdidas. ¿Dónde está Santiago Maldonado?Contacto: genero@corriendolavoz.com.ar / breveeternidad@corriendolavoz.com.ar
Gabriela Krause
Redes:
Desde ayer, sólo puedo leer con la piel de gallina, un escalofrío recorriéndome la espalda y lágrimas invisibles que queman como fuego, las noticias sobre Lucía, la piba marplatense asesinada con brutalidad. Desde ayer no puedo opinar, no puedo decir, no puedo pensar. Opinar me gusta todo el tiempo. Decir me gusta. Pensar me encanta.Estoy triste, enojada, impactada, en shock. Estoy necesitando una respuesta, acompañada de un “basta” que se cumpla. Estoy sorprendida de mi falta de sorpresa. Estoy preguntándome, si es que el alma existe, de qué color será la de esos hijos recontra sanos del patriarcado. ¿Tienen, en realidad, alma? ¿Sienten?
Me gustaría encontrar una forma de dejar de sentir este dolor. 16 años. Una nena. No la conocía y lloro su muerte. Porque nadie merece morir con tal brutalidad. Porque nadie merece morir porque un tipo se levanta, cruzado, y lo decide. ¿Sienten? ¿Qué sienten? ¿Omnipotencia?¿Se creen dioses? ¿Se sienten dioses? ¿Quieren ser dioses? ¿Sienten? ¿Qué mierda sienten?Lucía no va a sentir cosquillitas en la panza cuando un amor imposible le sonría al pasar. No va a conseguir su primer laburo para comprarse la ropa para la noche, el escabio, la marihuana o ayudar a mantener su hogar. No va a tener un hijo, o tomar la decisión de no hacerlo. No va a aprender a transitar con un niño a la par. Lucía no va a terminar la secundaria, no va a cursar una carrera, no va a soñar con conocer el mundo y aplicarlo.

Lucía sentía. No siente. No vive. Y ellos, ¿sienten? ¿Qué mierda sienten, si es que sienten?Hay un momento, este en el que la brutalidad impacta, los detalles indignan, la verdad duele, hay un momento en que nos damos cuenta de cuánto naturalizamos. El contexto permitió que esto trascienda: los detalles escabrosos, el Encuentro Nacional de Mujeres, la edad de la chica, su clase social, lo que fuera.No hay que olvidarse: esto pasa a diario, en todos lados, a toda hora, y si callamos, si nos enojamos por la denuncia escrita en la pared, si nos fijamos en la ropa de la mujer pero no en su lucha, entonces, seremos cómplices.¿Yo? Yo siento. Ellos, ¿sienten? Vos:¿sentís?
¡¡¡ Vivas nos queremos !!!
Comenta