8M en La Plata: calentando motores para el Encuentro Plurinacional de Mujeres

Gabriela Krause
Redes:

Gabriela Krause

Editora at Géneros
Periodista | Editora de Géneros y Breve Eternidad | Poeta | Feminista | En mis ratos libres sueño con armar una banda disidente.
Gabriela Krause
Redes:

En la Capital de la provincia, próxima sede del Encuentro Plurinacional de Mujeres y escenario de la desaparición de Johana Ramallo, se desarrolla uno de los puntos de concentración más importantes. En un contexto en donde es más importante que nunca federalizar las marchas para acercarlas a las compañeras de todos lados y para ahondar en reclamos específicos, más de 30.000 mujeres se movilizaron en el centro de la ciudad.

A las 16 horas ya había mujeres concentrando. La marea de colores, glitter y pañuelos verdes y violetas se comenzó a volver cada vez más turbulenta. Por todos lados, una compañera maquillaba a otra, cantaba con otra, observaba la escena con otra, con emoción.

Desde temprano se supo, se palpó en el aire que la marcha sería multitudinaria. Un cantito en  cada punto de la Plaza Moreno, así lo sugería. Con el tiempo, hasta el momento de arranque de la marcha, a las 17.30 sólo se vio crecer exponencialmente esta presencia feminista, esta bancada de parada política en un punto estratégico y fundamental de la política bonaerense.

Son desaparecidas para ser prostituidas

El reclamo inevitable: la aparición con vida de Johana Ramallo, cuya madre, Marta Ramallo, denuncia ha sido secuestrada por las redes de trata para ser prostituida.

Marta ha realizado, junto con organizaciones sociales, numerosas actividades exigiendo su aparición. Es un reclamo que no cesa: el de desmantelamiento de las redes de trata, cuyo fin es explotar sexualmente mujeres contra su voluntad, la reivindicación de que sin clientes esto no pasaría, que no seríamos un producto tan fácil si no hubiera demanda en cierto mercado.

En el siglo XXI de la libertad autónoma, no sorprende que aún siga habiendo mujeres desaparecidas en democracia para ser prostituidas. Esta es la realidad cotidiana de muchas mujeres, la mayoría de las cuales son pobres y por lo tanto, personas por las que nadie pregunta. La esclavitud no ha sido abolida: vive intensamente en cada Johana Ramallo que no vuelve a su hogar.

¡Paren de matarnos!

En lo que va del año, según datos de MuMaLá, se han registrado 56 femicidios, de los cuales 4 han ocurrido en La Plata. A nivel nacional, los números son estimativos ya que hay mujeres que nunca cuentan, de las cuales no nos enteramos. En esta coyuntura, se empiezan a visibilizar más estas problemáticas, pero no se puede negar su realidad tangible: nos matan todos los días, a toda hora. Y, por más que podamos verlo más que nunca, todavía tenemos que salir a la calle con carteles de protesta para que deje de pasar.

Tercer paro internacional de mujeres, lesbianas, trans y travestis

En las redes, previo al 8M, se dieron muchos debates encarnizados respecto a quiénes debían marchar y quiénes no. Hay cierto sector del feminismo que busca no incluir a las trans en su núcleo político. Por suerte -gracias a las pibas- la calle se ha llenado de banderas de Lohana Berkins, revindicaciones a la lucha travesti y trans y mariposas. Las redes sociales han mostrado, una vez más, ser sólo una visión de una realidad política que nos excede. En la calle, las travestis y las trans son compañeras que nos acompañan desde el comienzo, si acaso no luchan desde antes que nosotras hayamos comenzado.

Salvemos a las pibas

Estamos atravesando un contexto realmente oscuro con el avasallamiento de nuestros derechos al no ver aplicada la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en más de una menor de edad que ha sido abusada por diversas partes del país.

El gobierno y la Iglesia, junto con grupos que comienzan a organizarse y a denominarse “providas”, han trabajado incansablemente en los distintos frentes necesarios elaborados para que la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) no se aprobara. Actualmente, sus fuerzas están ubicadas contra la Educación Sexual Integral (ESI) y los protocolos de ILE. Así, hemos asistido a procesos donde una niña de 11 años es sometida, no dándole la posibilidad de abortar inmediatamente, a una cesárea que puede peligrar su vida sólo para salvar la vida de un bebé que no debiera haber llegado a gestarse de haber habido un respeto por los protocolos correspondientes.

En contra del ajuste

El feminismo no necesita de banderas políticas. El feminismo es una política integral por si mismo. Pedir contra el ajuste de Macri y contra el FMI es parte de recordarnos a todas el lugar en el que nos encontramos, laboralmente, en comparación con los hombres. En un contexto hambreador, que recorta las políticas públicas y sin contención para mujeres, travestis y trans, pedir contra el ajuste es entender que los índices de pobreza en nuestra población -somos la mitad del mundo- crecen exponencialmente en situaciones así. Las mujeres en situación de pobreza aumentan en cada crisis, las mujeres que cuidan de los quehaceres del hogar en trabajos no remunerados pasan a ser más explotadas, los sueldos de mujeres son inferiores a los de los hombres en puestos iguales, no se cumple un cupo laboral trans como tampoco se toman mujeres con la misma regularidad que en otro contexto económico. En definitiva, ser mujer en el capitalismo es ser doblemente oprimida y, porque lo sabemos, marchamos contra el ajuste del neoliberalismo.

Encuentro Plurinacional de Mujeres

“Para las presas, la libertad
y que el encuentro sea plurinacional”.

El feminismo que sale a la calle no olvida a las privadas de su libertad. Lleva banderas enormes que todavía reivindican a la China Cuellar y sus compañeras, asesinadas por resistir en el penal. El feminismo que sale a la calle pide que esas mujeres sean libres. El feminismo que sale a la calle pide por un encuentro Plurinacional, entiende que no podemos quedarnos en el estereotipo de la mujer blanca heterosexual, que debemos ir por todo, que todas las naciones que componen nuestra Nación están sufriendo por las políticas represivas de este gobierno y necesitan del feminismo tanto o más que cualquiera de nosotras. El feminismo que sale a la calle no pide permiso, organiza la furia para volverla un acto rebelde de supervivencia. El feminismo que sale a la calle se lleva puestas las trabas impuestas por este sistema machista y patriarcal. El feminismo que sale a la calle es de todas. De las mujeres: de las lesbianas, de las travestis, de las trans, de las negras, de las gordas, de las que no cumplimos con la heteronorma por muchos motivos, pero más que nada, en lo esencial, porque todavía no aprendimos a callar.

Se viene el Encuentro en la ciudad y La Plata lo sabe: se viste de fiesta y de urgencia para esperarlo en manada. Se siente, en el aire, que está por llegar. Se huele en el viento la proximidad de la organización feminista en uno de los escenarios políticos más importantes del país. Hay como un eco que resuena cada vez que suena un bombo o una canción: el encuentro está por llegar, nos estamos preparando. El encuentro será transversal a todo este año, nos estamos preparando. Hay elecciones, hay encuentro. Hay vida cotidiana, hay encuentro. El encuentro, ese lugar en el que nos juntamos todas las que podemos para pensarnos, debatirnos y cuidarnos entre nosotras es, como estos espacios de lucha, un analgésico, un calmante agresivo contra tanta opresión. Nos recuerda que estamos juntas. Nos recuerda que estamos organizadas.

Fotos por Camila Almada Meneses

Comenta

Print Friendly, PDF & Email