58 años de la llegada de Fidel a la Habana

Sebastián Kuperman

Colaborador de #CorriendoLaVoz. Estudiante de la Universidad Nacional de Avellaneda.

Latest posts by Sebastián Kuperman (see all)

“Los problemas de la Republica solo tienen solución si nos dedicamos a luchar por ella con la misma energía, honradez y patriotismo que invirtieron nuestros libertadores en crearla.” – Fidel Castro

El 8 de enero, pero de 1959, el Ejército Revolucionario comandado por Fidel Castro, ingresó a la Habana consolidando, de ese modo, el triunfo de la revolución Cubana tras derrocar a la cruel tiranía de Fulgencio Batista impuesta por los Estados Unidos.

f72d0ea5a42ad6a625876f6c78b38ed1d47ca105

Aquel mismo día Fidel pronunció su primer discurso al pueblo cubano, discurso que anunció el triunfo de los rebeldes sobre las tropas del dictador Batista quien huyó hacia República Dominicana. Un grupo de palomas blancas volaban alrededor del escenario. Lo más sorprendente fue cuando una de ellas se posó sobre el orador por algunos minutos dándole un gran contenido simbólico a la alocución generando en quienes lo contemplaban fascinación y esperanza.

Comenzaba a escribirse en Cuba la historia de los pueblos oprimidos; de los campesinos sin tierras; de los trabajadores explotados; de los desnutridos y analfabetos; de los olvidados. Aquellos, partir de la Revolución, pasaran a ser protagonistas indiscutidos del nuevo rumbo de la isla.

Con la Revolución se expropiaron ingenios azucareros, grandes latifundios y empresas extranjeras sin indemnización alguna. Esto dio la posibilidad de favorecer a los campesinos pobres al brindarles tierras para que las trabajen, elevar los ingresos de los trabajadores, mejorar los servicios de salud, vivienda y educación pública, gratuita y digna.

Las embestidas del imperialismo yanqui y de la burguesía cubana por las expropiaciones no se hicieron esperar. Hubo incendios en campos sembrados, complots militares, atentados a las fábricas recuperadas por los trabajadores, asesinatos de dirigentes revolucionarios. La invasión de Playa Girón, donde la CIA junto con exiliados cubanos en EEUU, fue un intento fallido de recuperar la posesión de la isla. Cerca de un millón de cubanos armados y el ejército rebelde defendieron al país del ataque opresor, la primera batalla ganada al imperialismo yanqui en América Latina, logrando así la unidad del pueblo cubano en el proceso de construcción del socialismo.

Las dificultades del imperialismo para someter nuevamente al pueblo cubano y hacerse con la isla por la fuerza, llevaron a imponer un bloqueo comercial, económico y financiero, aislando internacionalmente a Cuba. Estados Unidos y sus secuaces aplicaron una política de asfixia al desarrollo de la Revolución. Esto influyó de manera directa en el pueblo cubano.

Si bien el respaldo de la URSS fue de gran ayuda para atravesar parte de este período de asfixia económica, el derrumbe del bloque en la década del 90 llevó a la Revolución Cubana a transitar por una etapa sumamente crítica. Con la caída de la URSS la isla pierde a su mayor socio comercial (85% de su comercio exterior) haciendo que caiga su Producto Interno Bruto en un 35%. Esto quebrantó seriamente el bienestar del pueblo, obligando al gobierno revolucionario a buscar una salida en la sanción de leyes de inversión extranjera (principalmente en el turismo).

Es necesario remarcar que: a pesar del bloqueo económico; de los intentos de desestabilizar al gobierno revolucionario; de las incursiones militares en la isla; de los atentados contra el Comandante Fidel Castro; de todas y cada una de las maniobras utilizadas por el imperialismo yanqui para desprestigiar la Revolución Cubana, no se ha retrocedido ni un solo paso en el camino hacia el socialismo. Al contrario, los logros en educación y salud dispone de un sistema eficiente y con profesionales de alto nivel, superando ampliamente a los demás países de América Latina y el Caribe. A su vez, la ayuda internacional que da, de manera incondicional, aportando profesionales médicos donde sea que se los necesite, es más que admirable.

Es por eso que reivindicamos la Revolución Cubana, con sus aciertos, errores y sus matices. Por demostrarnos que la revolución puede ser un hecho tangible, una realidad. Por darnos herramientas para transformar lo utópico en algo material. Por revelarnos las tareas que tenemos por delante para poder desarrollar el socialismo revolucionario en donde estemos, por más que el imperialismo nos embista de manera constante y amenazadora.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email