40 años sin Mario Roberto Santucho

Florencia Bueno

Florencia Bueno

Campana ( Bs As), estudiante de Comunicación Social. Feminista. Hincha de River y feliz de ver a Messi. Cerati es la banda sonora de mi vida.
Florencia Bueno

A cuarenta años del asesinato de Mario Santucho, líder del ERP, marxista, guerrillero que tantas veces ha sido demonizado por algunos; le rendimos homenaje a este simple hombre con una firme convicción de lucha y objetivos claros.

“Las nuevas generaciones, por cuya felicidad daremos todo de nosotros, recordarán con orgullo a sus mayores, como nosotros recordamos a los patriotas que fundaron la patria.”

Mario Roberto Santucho, Roby para los amigos fue el fundador del Partido Revolucionario de los Trabajadores y comandante del Ejército Revolucionario del Pueblo, una de las agrupaciones armadas más importantes de la década del 70. En julio de 1976 fue asesinado, por eso recordamos al hombre que dio su vida por un Argentina más justa.

Nació en el seno de una familia obrera en Santiago del Estero, allí vio de cerca las desigualdades de las clases sociales y desde joven se interesó por las ideas políticas marxistas, comenzó a moverse por círculos culturales que le permitieron profundizar su búsqueda. Mientras estudiaba contaduría en la Universidad de Tucuman interviene activamente en las luchas universitarias. Dueño de una confianza ilimitada en el poder de las masas desde el comienzo milito por una revolución proletaria imitando el modelo del pueblo cubano.

Luego de un viaje que realizó por latinoamérica en el año 61 junto con su compañera Ana Maria Villarreal, regresó a Argentina seguro de que el camino para generar una fuerza revolucionaria era la unión de todas las agrupaciones de izquierda. Así empezó a participar de intensos debates ideológicos para poder superar las diferencias que existían entre los grupos políticos. De esta manera, fue uno de los principales impulsores de la unidad de los revolucionarios del Cono Sur de nuestro continente, cristalizada en la Junta de Coordinación Revolucionaria (JCR) que agrupó al MIR de Chile, el MLN Tupamaros del Uruguay, al ELN de Bolivia y al PRT. Luego de eso Santucho se preocupa por establecer relaciones y acercamientos con otras organizaciones marxistas, en la búsqueda de un diálogo que permitiera acercar posiciones y tácticas diferentes. Durante estos acercamientos comienzan a establecerse vínculos con militantes de Palabra Obrera, organización de tendencia trotskista, pero a pesar de las profundas diferencias que advierte Santucho entre las posiciones de ambas organizaciones, impulsa la unificación en la Fundación del PRT alentado por las grandes coincidencias que encuentra en la vinculación con la base de Palabra Obrera.

Roby Santucho es detenido en dos oportunidades, la primera a pesar de todos los cuidades que tomaron las fuerzas de seguridad para prevenir un escape logra huir desde un hospital luego de que lo trasladaron allí desde el penal de Tucuman tras hacerles creer a los guardias que sufria una hepatitis. En la segunda oportunidad fue encarcelado en Rawson, en el mismo lugar se encontró con militantes y líderes de las otras guerrillas y juntos planearon un escape. En el medio del plan algo falló y los únicos que consiguieron escapar fue el grupo de los líderes donde se encontraba Santucho. Un segundo grupo fue recapturado por las fuerzas militares y asesinados en la conocida “Masacre de Trelew”, entre ellos estaba Ana Maria, la compañera de Roby que además estaba embarazada. El grupo que consigue huir, toma un avión en el aeropuerto de Trelew y se dirige a Chile. Allí con la ayuda de Salvador Allende viajan a Cuba. Cuando regresa a Argentina Santucho persiste en sus objetivos de unificación con las fuerzas afine, hasta último momento intentó llegar a un acuerdo con Montoneros.

El 19 de julio de 1976 en un departamente de Villa Martelli Santucho se encontraba junto con Liliana Delfino,Domingo Mena, su compañera Ana María Lanzillotto de Mena y Benito Urteaga cuando irrumpió un grupo de tareas del ejército encabezado por Leonetti y abrieron fuego cruzado. Santucho cayó, en combate, defendiendo sus ideas, como lo hizo siempre.

 

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email