#24M Luchar vale la pena

Foto por Cami Rojas
Daniel Adrian Lico

Daniel Adrian Lico

Redactor at Corriendo La Voz
Periodista. Estudiante de Comunicación Social en UNLaM. Toda la vida tiene música. Messista e hincha de la Selección. Todo es política.
Daniel Adrian Lico

A 43 años de la terrible dictadura Cívico-Militar que secuestró, torturó, y desapareció a 30 mil personas, el centro porteño se colmó de gente en apoyo constante a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Como siempre, la emoción se hizo carne y las demandas en busca de justicia se mostraron más vigentes que nunca.

Memoria, verdad y justicia. Esa es la consigna que nos debe acompañar siempre, no podemos olvidarla. Fuimos cientos de miles los que a lo largo de todo el país nos hicimos presente para marchar al lado de Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, dándoles nuestro apoyo, remarcándoles que su lucha no fue en vano y que, como siempre, luchar vale la pena.

Foto por Cam Szczygiel

Toda participación de una marcha tan concurrida genera un cúmulo de emociones pero ver a Norita Cortiñas, a Taty Almeida, o a Estela De Carlotto te genera sensaciones diferentes. No lo podes explicar, lo tenes que vivir, tenes que estar al lado de ellas, darles la mano, sonreírles, compartir unas palabras, te van a transmitir toda su energía y fuerza.

Nora Cortiñas. Foto por Nico Avelluto

Así fue como se acercaban desde los más chiquitos, hasta los adultos más longevos para acariciar una mano, para pedir un abrazo y que ellas te lo devuelvan con tanto cariño para buscar que nadie se quede sin lo que vinieron a pedir. Ellas son eso, amor para combatir el odio y para cambiar la realidad social que nos ataña. Siempre estuvieron del lado de las causas más nobles, firmes junto al pueblo. Nunca dejaron de luchar por sus hijos o nietos, nunca dejaron que la injusticia se salga con la suya.

Foto por Nadia Bascopé

Todo esto contagia, por eso las calles se inundaron de esos sentimientos. Lo que se pudo ver a lo largo de todo el día en Plaza de Mayo fue un fuerte compañerismo, combinado de alegrías y broncas por todo lo acontecido hace 43 años y que aún hoy nos sigue dejando huella.  Además, se podía percibir en el aire unas ganas de combatir contra todo lo reaccionario que nos rodea, para dejar en claro que son 30 mil, los compañeres desaparecides, y para hacer notar, que acá no cabe ningún negacionismo posible. 

Foto por Cam Szczygiel

Esa fue una de las consignas que más resonaron durante toda la jornada que, en tiempos  en donde el gobierno de turno disminuye su preocupación por los derechos humanos, se hace más necesaria para seguir en la búsqueda de la verdad y de la justicia.

Ni un paso atrás, siempre con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Seguimos resistiendo, solo queda agradecerles por ser el norte donde nos paramos a mirar cuando todo parece estar perdido.

Fotos por Maria Sol Fariña – Nadia Bascope – Mai Romano – Nico Avelluto – Camila Szczygiel – Cami Rojas

Comenta

Print Friendly, PDF & Email